Entrevista a Sandra Massoni

¿Cuál de sus libros considera usted más importante como aporte a los estudios de la comunicación y el desarrollo rural? ¿Por qué?

Elijo Estrategias – Los desafíos de la comunicación en un mundo fluido. Y lo elijo porque creo que el tema de la temporalidad, y de eso habla el paradigma de lo fluido, es un núcleo articulador de los debates actuales respecto de la comunicación. Creo que el desafío actualmente es repensar las rutinas operativas y las rutinas también analíticas de los comunicadores sociales y que eso está asociado a la fluidez, en tanto y en cuanto no podemos pretender detener el mundo para analizarlo sino que lo que necesitamos es hacernos cargo de estos acoplamientos dinámicos y evolutivos que tienen la realidad y los sujetos.

¿Qué libros recomendaría para una biblioteca en comunicación estratégica rural? ¿Por qué?

Elijo la serie Tesis y trabajos de Posgrado en Comunicación Rural. Es una serie iniciada en el año 2009 en la CICE, que es la Coordinación de Investigación en Comunicación Estratégica del INTA en Argentina. Y es una serie que justamente tiene por objetivo aportar a que no sea tan difícil encontrar trabajos de investigación actuales, contemporáneos en esta área de conocimiento. Hay bastante material de autores clásicos pero muy poco de autores contemporáneos. Entonces esta es una tesis que ya reúne varios volúmenes y que tiene una treintena de trabajos ya publicados pero que va a seguir creciendo.

¿Qué autor clásico destacaría en el área de comunicación rural? ¿Por qué lo elige?

Entre los autores clásicos de la teoría de la comunicación elijo a Juan Díaz Bordenave. Él y un grupo de teóricos latinoamericanos como José Márquez de Melo, Roncagliolo, Antonio Pascuali, Daniel Prieto Castillo. Son ya clásicos porque fueron los primeros que empezaron a pensar teorías propias para nuestros países y desarrollaron las primeras teorizaciones en Latinoamérica. Elijo a Juan Bordenave por su énfasis respecto de conectar comunicación y lo local. Elijo a Juan Bordenave en su libro Planificación y Comunicación, donde él a partir de mostrarnos el método del arco hace especial énfasis en este aspecto de la comunicación vinculada a lo local y hace una búsqueda incipiente pero muy interesante respecto de considerar la comunicación no solo en aspectos puramente representacionales sino también en otros ámbitos, no solo ya como significaciones trasmitidas sino también en otros ámbitos.

¿Qué autor contemporáneo destacaría en el área de comunicación estratégica rural? ¿Por qué lo elige?

Entre los autores contemporáneos elijo a la Escuela de Comunicación Estratégica de Rosario. Hay más de una docena de investigadores trabajando en el ámbito de esta escuela que aborda la comunicación desde los nuevos paradigmas. Elijo mencionar a dos de estos autores que son la licenciada Mariana Mascotti y la doctora Mariana Piola.

¿Cuáles considera usted como los dos ejes más significativos para el debate de la comunicación rural actual?

Creo que por lo menos hay tres ejes de debate respecto de la comunicación y los nuevos paradigmas. Uno de ellos ya lo mencioné en esta entrevista y es el eje de lo fluido. Hay otros dos ejes que creo que hay que considerar: uno es el de la complejidad y el otro es el de lo situacional. Respecto de la complejidad considero que pensar, repensar a la comunicación implica una consideración de la multidimensionalidad del fenómeno comunicacional y derivaciones entonces en las modalidades de ser y de hacer comunicación. Esas derivaciones son por ejemplo que el comunicador pensado desde los nuevos paradigmas es un articulador, un buscador de puntos de encuentro entre estos múltiples y diferentes dominios que tienen los actores en torno a una problemática cualquiera.

El otro eje, el segundo es el de lo situacional. Toda estrategia de comunicación, toda investigación en comunicación debe tener una particular consideración del lugar. Porque el lugar es el inicio de toda acción comunicacional, de toda acción que pretenda hacer este tránsito desde la comunicación pensada como ámbito de lo comunicativo a la comunicación pensada como vínculo, como conversación macrosocial. Por eso desde la Escuela de Rosario la comunicación tiene tres componentes fundamentales: lo fluido, lo complejo y lo situacional. Comunicación como encuentro. Comunicación como cambio social conversacional.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>